Arriba deciden los jueces, abajo el pueblo ya decidió que no quiere la granja

  • El pueblo maya de Homún se atrinchera en espera de que se mantenga la suspensión
  • Juez Segundo de Distrito aplaza audiencia sobre la revocación de la suspensión
  • Granja PAPO presenta documentos presuntamente falsos. Se solicita al Juez dé vista a la Fiscalía General de la República

 

Kanan ts’ono’ot | Representantes de la Infancia de Homún | Indignación A.C.

 

Queremos compartirles que estuvimos reunidos para conversar cómo vemos eso de que el Juez esté de nuevo pensando si va o no a quitar la suspensión. ¿Por qué tenemos que seguir esperando que una persona decida por nosotros? Ya son muchas las veces que hemos estado atentos a lo que se dice en los juzgados, los tribunales o en la Suprema Corte. Esas decisiones que toman los de arriba, muchas veces no consideran lo que pensamos los de abajo.

Por eso les recordamos una vez más que el pueblo de Homún ya decidió que no queremos la granja. Se lo hemos dicho a los jueces en distintas ocasiones. No queremos la granja. Nosotros creímos que era mejor esperar, que se respeten las leyes que ustedes mismos han hecho, pero no, ustedes mismos han pisoteado sus propias leyes. Ya se lo dijimos a la Seduma (ahora SDS), a Conagua, a Semarnat, a Vila, antes a Rolando, se lo hemos dicho a la Corte, a los tribunales, ¡a todo mundo!

Les recordamos también que a nosotros nadie nos preguntó si estábamos o no de acuerdo, aunque sus leyes dicen que tenían la obligación de pedir nuestro permiso. Dijimos, no le hace, nosotros podemos sacar acuerdo porque el pueblo es el que tiene que decidir, así que tuvimos que organizar nuestra consulta. Es más, fuimos a decirles a los jueces, a las instituciones y al gobierno lo que decidimos, y hasta ahorita tampoco han querido reconocer nuestra decisión.

Tampoco nos preguntaron cuando establecieron la Reserva del anillo de los cenotes, y ese decreto ustedes mismos fueron quienes lo violaron al permitir que se instale una granja de cerdos en un área que supuestamente es área natural protegida, pero a nosotros si nos quieren imponer sus reglamentos.

Sabemos que lo que nosotros decidimos se debe de respetar, pero ustedes no han querido respetarlo, nos han dicho que no vale, hasta nos han dicho que no hay mayas en Homún. ¡Cómo puede ser eso posible!

Queremos que sepan, esos que quieren decidir sobre el futuro del pueblo, que aquí el pueblo ya decidió atrincherarse. Ya estamos cansados de que no se respeten nuestros derechos y nuestra dignidad como pueblo maya. En otros tiempos, nuestros abuelos ya se hubieran levantado en armas como pasó en su tiempo de Jacinto Canek, y después con don Cecilio Chi, don Jacinto Pat y doña María Uicab, y otras tantas veces en que el pueblo maya ha defendido lo que es justo para el pueblo.

Ya no vamos a seguir esperando, por eso decidimos hacer esta trinchera. A ver si así nos empiezan  a tomar en serio y deciden que ya llego el tiempo de que podamos sentarnos a conversar, ustedes y nosotros.

Eso sí, nosotros ya sacamos acuerdo. Aquí nadie quiere la granja. Nosotros queremos preguntarles hasta cuándo van a reconocer nuestro derecho a mandar en el pueblo.

Por lo pronto, ya oímos que se pospuso la audiencia, a pesar de que le hicimos saber al Juez, que ese documento que presentó PAPO tenía irregularidades. Además del documento que fue firmado por la Secretaría de Desarrollo Sustentable (SDS), también presentó un documento que supuestamente emite la Dirección de Obras y Conservación de la UNAM, en el que se menciona que la Planta de Tratamiento cumple con las normas y por lo tanto no generaría contaminación. Ante las reiteradas falsedades de la megagranja y la SDS en torno a la planta de tratamiento, los representantes de la infancia y Kanan ts’ono’ot le pedimos a las máximas autoridades de la UNAM que aclaren esta situación. Ellos nos contestaron a través del Lic. Jorge Barrera Gutiérrez, Director General de Asuntos Jurídicos de la UNAM, que dicho documento “no fue emanado y/o suscrito por autoridad universitaria alguna”. Pensamos que esto, podría ser un indicador de que se trata de un documento falso. Hemos solicitado al Juez, que dé vista a la Fiscalía General de la República para que investigue la comisión de un posible delito al presentar en el juicio de amparo documentos falsos.

Con todo esto, les volvemos a decir que tenemos la razón. Les recordamos, que ya va siendo hora de que por fin se respete nuestra justicia, nuestras leyes y nuestra palabra. Si no saben cómo resolverlo en los juzgados, desde esta trinchera les decimos que nosotros sí sabemos cómo resolverlo.

Nunca más sin nuestro permiso.