Carta a nuestras compañeras del Chuunt’aan

No basta un perdón, o un no lo vuelvo a hacer, para justificar la continua violencia a la que están expuestas. ¡Ustedes tienen razón! Nacemos hombres y nos dan la preferencia en nuestra educación porque nos consideran que solamente nosotros podemos llevar el gasto a nuestra casa y, por lo tanto, nosotros nos merecemos tener … Continúa