Mujeres y justicia en Yucatán: Náach Yano’on (Qué lejos estamos)

23 de marzo de 2009

Comunicado del equipo Indignación

A un año de la entrada en vigor de la Ley de Acceso de las Mujeres a una Vida sin Violencia en el estado de Yucatán, Indignación presenta el informe “Náach Yano’on” (Qué lejos estamos): Mujeres y justicia en Yucatán”, que documenta los obstáculos que persisten para enjuiciar a quienes cometen violencia contra las mujeres y para combatir la impunidad de autoridades que impiden a las mujeres acceder a la justicia y a la protección del Estado.

Los esfuerzos por erradicar la violencia contra las mujeres han logrado en Yucatán tardía e incompleta legislación, pero persisten prácticas y vicios profundamente arraigados en los órganos de procuración e impartición de justicia que obstaculizan el efectivo acceso de las mujeres a una vida sin violencia, a la sanción de ésta y a la reparación del daño.

“Valorar las acciones del gobierno de Yucatán con respecto a las directrices mundiales y a las recomendaciones de los organismos internacionales en esta materia muestra qué lejos está la entidad de cumplir compromisos asumidos por el Estado mexicano, lo que se traduce en discriminación y otras violaciones a los derechos de las mujeres, particularmente de las mujeres mayas, y pone en riesgo permanente nuestra vida e integridad”, sostiene el equipo en el texto de presentación del informe.

El documento contrasta las obligaciones internacionales que México tiene en esta materia con testimonios de mujeres que han denunciado violencia y cuyos casos conoce el equipo Indignación.

Incumplimiento de las obligaciones de debida diligencia en los casos de violencia contra las mujeres; tipificación de “lesiones” en vez de violencia intrafamiliar; omisión del Ministerio Público de su deber de investigar, dejando la carga de la prueba en las mujeres que denuncian; inadecuadas y desaconsejadas conciliaciones que ponen en riesgo la vida de las mujeres; negligencia y otras conductas que implican violencia institucional son algunos de los obstáculos a los que se enfrentan las mujeres que acuden a denunciar violencia.

Un capí­tulo del informe está dedicado a las mujeres mayas. En Yucatán, donde el 60 por ciento de la población es indígena, las mujeres mayas constituyen el 30 por ciento. Además de la discriminación de género, se enfrentan a la discriminación por ser indígenas.

Ni México ni Yucatán han reconocido plenamente los derechos de los pueblos indígenas, lo que ha vulnerado sus instituciones para impartir justicia y limitado las facultades de sus autoridades. Esto significa, para las mujeres mayas, en muchos casos, revictimización al tener que reiterar sus testimonios ante distintas instancias, además de que el Ministerio Público no suele considerar las actas respectivas como prueba de violencia intrafamiliar ni averiguar por su cuenta si las hay.

En el informe también se reiteran algunas ausencias legislativas que obstaculizan a las mujeres el acceso a la justicia, como la inadecuada tipificación de la violencia intrafamiliar, que requiere ser reiterada, la baja condena a este delito, la omisión de condicionar la libertad a terapias especializadas para los agresores, la ausencia de armonización del código civil para incluir la violencia intrafamiliar como causal de divorcio y eliminar cualquier disposición discriminatoria.

Asimismo, la ausencia de una ley contra la discriminación y de su tipificación en el código penal, la revisión de la Ley de Responsabilidades de los Servidores Públicos para incluir la obligación de respetar derechos humanos, de no discriminar y de no incurrir en violencia de género, entre otras urgencias no atendidas.

También se señalan incumplimientos de autoridades de Yucatán con relación a la Ley de Acceso de las Mujeres a una Vida libre de Violencia. Todaví­a no se ha presentado el Programa Estatal para Atender, Sancionar y Erradicar la violencia contra las mujeres, aunque ya se instaló el Sistema Estatal. Todaví­a no se ofrece información estadí­stica semestral sobre violencia contra las mujeres.

El 21 de marzo se cumplió un año de la entrada en vigor de la Ley de Acceso de las Mujeres a una Vida libre de Violencia en Yucatán. Los esfuerzos han resultado insuficientes. Las mujeres en Yucatán no estamos seguras. En Yucatán, la violencia contra las mujeres tiene permiso, pretextos y cómplices entre las autoridades, a quienes se les garantiza impunidad.

Este informe pretende ser una herramienta para las mujeres y organizaciones que trabajan por la igualdad y los derechos humanos, una llamada de atención a todas las instancias obligadas a garantizar a las mujeres el derecho a una vida libre de violencia y una denuncia contra las autoridades encargadas de procurar y administrar justicia en el estado de Yucatán, responsables de cometer violencia institucional contra las mujeres.

Ver informe:

Mujeres y justicia en Yucatán

 

Scroll Up