El poniente maya se organiza para defender el agua y sus derechos

Comunicado Conjunto

Consejo Maya del Poniente de Yucatán Chik’in Ja’ – Equipo Indignación A.C.

  • Kinchil presenta denuncia popular contra Kekén y anuncia defensa de derechos del pueblo maya
  • La fragilidad del ecosistema de la zona enfrenta el enorme impacto de megagranjas porcícolas

Con el objetivo de defender el medio ambiente, nuestro territorio y nuestros derechos como pueblo maya, pueblos y comunidades del poniente de Yucatán iniciamos acciones de denuncia y organización.

El día de hoy presentamos una DENUNCIA POPULAR, en contra de quien resulte responsable, por hechos, acciones y omisiones que han producido deforestación, desequilibrio ecológico, daños al ambiente y a los recursos naturales, además de contravenir las disposiciones legales y ordenamientos que regulan la protección al ambiente, la preservación y restauración del equilibrio ecológico.

La denuncia popular la presentamos ante la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (PROFEPA), ante la Secretaría del Medio Ambiente y Recursos Naturales (SEMARNAT), ambas del gobierno federal, así como ante la Secretaría de Desarrollo Sustentable del Gobierno de Yucatán.

En la denuncia de hechos, pobladores de Kinchil establecen que desde el inicio de operaciones de Kekén notaron reducción de la población de abejas y de las cosechas de miel y que, recientemente, ante extravío de ganado, recorrieron el área y encontraron pantanos de aguas negras que atribuyen a la empresa Kekén.

En esa misma relación de hechos se explica que esa empresa porcícola, junto con grupo Kúo, iniciaron operaciones en 2010. Kekén le ofrecía en ese entonces a la población empleo y “superación económica” y una mejor calidad de vida, pero iniciaron también un proceso de despojo de tierras e incluso hay litigios agrarios que no han concluido.

Ahora la empresa porcícola pretende crecer en nuestro territorio y aumentar sus naves de producción de cerdos.

Ni al inicio de sus operaciones ni ahora obtuvieron el consentimiento del Pueblo Maya de esta región para realizar actividades de tan fuerte impacto en una zona con un ecosistema tan frágil y sensible, cercano a la costa, con cenotes, humedales y diversidad en riesgo.

Somos los pueblos mayas quienes tenemos que estar facultados para cuidar nuestro territorio o autorizar cualquier actividad que se pretenda desarrollar en ellos. Lamentablemente hemos constatado que a inversionistas de fuera y a muchas autoridades “nacionales” poco les importa el agua, la vida, la tierra y el medioambiente. Mucho menos nuestros derechos como pueblo.

Nosotros, como pueblo maya, nos preguntamos qué agua van a tomar nuestras familias, qué agua van a tomar nuestros hijos, pero también qué agua va a tomar el venado, qué agua van a tomar los pájaros. A los inversionistas no les importa. Pretenden extraer, sacar, enriquecerse y no les importa si en el proceso se generan daños y contaminación.

Al anunciar la presentación de esta denuncia popular anunciamos también el inicio de todas las acciones necesarias para hacer valer nuestros derechos como pueblo maya, para defender nuestro territorio y para cuidar el agua y el medioambiente ante la ambición y el despojo.

Nos hemos propuesto obtener toda la información disponible acerca de cómo se obtuvieron los permisos y cuál es la situación actual de contaminación. Vamos a tomar la defensa y el cuidado de la vida y de nuestro territorio en nuestras manos como pueblo maya.

Reclamamos la atención de la denuncia popular para investigar y detener la contaminación y anunciamos el inicio de la organización entre pueblos del poniente y otros que quieran unirse para que seamos tomados en cuenta en el Plan Nacional de Desarrollo ya que en los territorios de la zona poniente se están promoviendo actividades humanas y productivas que no corresponden al contexto local de las comunidades mayas, porque la entrada de megaproyectos ha promovido la vulnerabilidad y la creación de nuevos riesgos y de verdaderos desastres en materia ambiental, provocando daños y efectos adversos en nuestras comunidades. Hacemos una invitación a quienes quieran sumarse a esta organización entre pueblos mayas para defender la vida.

Hemos solicitado la asesoría y colaboración del equipo Indignación para algunas de las acciones que estamos iniciando en defensa de nuestros derechos como pueblo maya y del agua, como la denuncia popular que presentamos hoy.

Rueda de prensa:

 

Scroll Up