Consejo electoral: Superelectorin

Mérida Yuc. 7 de marzo de 2005

Consejo Electoral del Estado de Yucatán
Presente

Consejeros Ciudadanos:

Acudimos a su invitación para la presentación del proyecto educativo “Superelectorí­n”. Después de escuchar la introducción del proceso de creación y de revisar los contenidos que contiene el disco digital ofrecido a los asistentes, y respondiendo a su invitación de hacerles llegar nuestros comentarios, les ofrecemos el análisis realizado por el equipo Indignación:

1.- Nos resulta insuficiente la información con respecto al proceso de creación del Programa o Campaña ofrecido el día de la presentación. Apreciarí­amos que nos informaran, ya que tampoco lo encontramos en el disco, el trabajo de investigación en el cual se sustenta la campaña, el diagnóstico de la población a la que van dirigidos los mensajes y los resultados de pruebas piloto, en caso de que las haya habido, así­ como los comentarios de expertos consultados con relación a los contenidos ofrecidos. Como se trata de un material educativo, también apreciaríamos saber si hubo opinión de pedagogos sobre el formato y el contenido.
Asimismo, quisiéramos saber cómo han programado evaluar el impacto y el proceso de difusión de estos mensajes.
Consideraríamos conveniente que se buscaran alternativas más reales que la sola asistencia a la sesión, premiada además con una credencial para intercambio de “souvenires” en Xmatkuil. Se tratará sólo de un estímulo, pero en nuestra historia reciente los regalos están tan identificados con contextos político-electorales que nos recordó la deleznable práctica de compra y coacción del voto. En todo caso, esto también tendría que estar sustentado pedagógicamente.

2.- Los valores seleccionados para su difusión están representados fuera del ámbito político.

  • La libertad es presentada como valor contra la esclavitud (makech con cadenas) y fuera del ejercicio cotidiano de ejercer la libertad para decidir las cosas comunes, la libertad de asociación, la libertad de expresión, la libertad de conciencia. Se corre el riesgo de que el concepto sea identificado solamente con la libertad de movimiento.
  • La presentación del concepto de justicia no incluye el principio de sanción a los delitos y deja impune la “trampa” realizada por el “genio”. En la democracia la justicia está vinculada al respeto del derecho a juicios justos, reparación del daño, etc. Pero contiene un alto grado de contenido imprescindible de derechos económicos para una participación equitativa en el proceso electoral.
  • La situación presentada para reflexionar el valor del diálogo es profundamente confusa. Pareciera que es una pérdida de tiempo el diálogo mientras hay tantas urgencias. Además el conflicto es presentado de manera maniquea, como si el proceso de dialogo fuera el de ejecución de un juicio y no el intercambio de saberes. Siendo la democracia el sistema para la convivencia de las diversidades, el conflicto es inherente a ella y no un mal que requiera ser erradicado.
  • En el tema de las votaciones presentado en el salón de clase los candidatos carecen de un proyecto que justifique por qué elegir a alguno, lo que queda de manifiesto cuando el perdedor celebra el hecho de haber perdido. Quizá la ambigüedad de las responsabilidades represente un desaliento a participar en contiendas para el servicio de la comunidad.

 

3.- El lenguaje utilizado en los diálogos tiene, desde nuestra perspectiva, elementos misóginos y homofóbicos, lo que es contrario a los valores de la democracia. El término “hija”, si bien recoge un vocablo utilizado cotidianamente por jóvenes en Yucatán para llamarse entre sí, proviene de la comparación con el sexo femenino como despectivo. Una elaboración cuidadosa de material pedagógico debiera considerar esta situación y cuidar también la perspectiva de género. Las imágenes de mujer son estereotipadas (el color rosa para la niña y el cuerpo humano atractivo a la lascivia del varón). La referencia a “Libertad” sin otro sustento que el recurso de provocar la risa podría favorecer actitudes homofóbicas. La discriminación es un valor contrario a la democracia.

4.- La figura del genio actuando tramposamente podría suscitar una fundada demanda de xenofobia de las minorías presentes en Yucatán.

5.- Está ausente totalmente la realidad indígena del estado de Yucatán (vestido, rasgos, ambientes) y las circunstancias donde se desarrollan las acciones contienen una serie de tópicos urbanos y televisivos que se desarrollan entre la población de mayores recursos económicos y académicos de la ciudad de Mérida (como el tiempo de entrega de pizzas a domicilio). No hay ninguna alusión al trabajo agrícola, pesquero, artesanal, etc.

6.- Se repite sin ningún reparo la equivocación de votar por uno de los valores, lo que es contrario a la integralidad. Desde 1994 la sociedad civil organizada se pronunció por la urgencia de concebir integralmente los derechos políticos. Esta perspectiva no permite ni gradualizar ni valorar los derechos. No se debe votar por cuál es el mejor.
En todo caso se tendría que acompañar la reflexión de los valores por la descripción de la realidad de los menores al hacer una selección de valores que menos se aprecien en su comunidad o que más énfasis tengan en su cultura.

7.- Si bien parece afortunado que Super electorín pueda ser corregido, habrá que evaluar el impacto de presentar una imagen del Instituto Electoral tan paradójica: El personaje tan musculoso y mesiánico como torpe e incapaz de expresarse. Podría vulnerar la imagen del Instituto Electoral del Estado de Yucatán ya que nadie acudirá a un árbitro tan falto de argumentos, de preparación y tan parcial. Sin embargo, es cuestión de evaluarlo y valorar.

A partir de los elementos expuestos, el Equipo Indignación les sugiere, respetuosamente, que consideren el programa planteado como una prueba piloto para ser revisado por personas capacitadas en el área de la educación de los niños y las niñas de Yucatán, así­ como por personas que pudiesen garantizar una perspectiva de género, multicultural y democrática en su sentido más amplio e integral.

Atentamente

Soc. Ma. Cristina Muñoz Menéndez
Indignación A.C.

Scroll Up