Comunicado de compañeros Mayas: Con un P’UJ llevaremos nuestra palabra

31 de agosto de 2005

Los compañeros y compañeras mayas del manifiesto “No en nuestro nombre” solicitan que por medio del Servicio Informativo de Indignación les hagamos llegar el siguiente comunicado con información sobre las firmas y la forma como las harán llegar al Congreso del Estado.

Con un P’UJ llevaremos nuestra palabra:

De Cistei­l al Congreso del Estado

 

A todas las personas que han firmado el manifiesto maya “No en nuestro nombre”; a quienes, sin ser mayas, han dicho “tampoco en nuestro nombre; a todas las mujeres y hombres interesados en lograr el pleno respeto a los derechos de los pueblos indígenas les comunicamos que hemos tomado ya acuerdo sobre cómo y cuándo llevar las firmas al Congreso del Estado.

  1. Hemos decidido hacer un P’UJ para llevar las firmas al Congreso del Estado. El P’uj es la batida que hacemos para cazar venado, actividad que es todo un rito en nuestros pueblos y que siempre necesita organización. El P’uj comienza siempre con el jonk’a, sonido de caracol con el que nos vamos convocando para salir a la batida. Así­, con este comunicado comenzamos el jonk’a para irles llamando e invitarlos a acompañar este esfuerzo.
  2. El Jonk’a sonará con fuerza en el antiguo pueblo de Cisteí­l el miércoles siete de septiembre próximo, lugar que hemos señalado como el inicio de salida hacia el p’uj. Muchas y muchos se preguntarán cómo llegar ahí­, siendo que Cistei­l fue destruido por completo y borrado de los mapas desde 1761, cuando los dzules quisieron borrar y destruir nuestra palabra, nuestra organización y nuestro pensamiento; cuando quisieron acabar con la rebelión encabezada por Jacinto Can Ek. Cisteí­l existe en nuestra memoria, pero no sólo en nuestra memoria. Al final vienen las indicaciones para llegar.
  3. De Cisteí­l saldremos a las tres de la tarde, hora en la que comenzó la batalla final en ese antiguo pueblo, según el archivo general de indias citado por don Pedro Bracamonte en ese libro que tanta falta nos hacía tener y que se llama “La encarnación de la profecía: Canek en Cisteil”. De ahí­ nos dirigiremos al pueblo de Maní­, donde quemaron muchos documentos nuestros; donde intentaron borrar nuestra historia, nuestros conocimientos, nuestra identidad. A Maní­ esperamos llegar a las seis de la tarde para contarle nuestra palabra a quienes hoy habitan el pueblo de Maní­.
  4. El jueves ocho de septiembre estaremos en el pueblo de Tecoh. Nos han contado que ahí­ escucharon a algunas personas decir no hace mucho: “hasta aquí­ llegaron los mayas rebeldes en la guerra de castas. Aquí­ los detuvimos”. Quizás no es más que una persona la que así­ dijo, pero ahí­ queremos hablar un poco de historia y, sobre todo, de presente y de futuro para quienes somos mayas y se nos roba el derecho hasta de saber nuestra propia historia.
  5. El viernes nueve de septiembre estaremos en Mérida para hacer el P’UJ en el Congreso del Estado, para que los diputados y diputadas escuchen nuestra voz. Pensamos que primero nos vemos en San Juan, a las seis de la tarde, para que ahí­ digamos también un poco la palabra y de ahí­ nos vayamos al Congreso caminando y pasando por la plaza grande. Si alguno piensa que a las ocho de la noche es muy tarde para encontrar a los diputados, no se preocupen. La palabra no se escucha según si se dice en la mañana o en la tarde; la palabra se escucha si hay voluntad de escucharla. Ya veremos si los diputados saben escuchar.
  6. Ah! Habíamos prometido explicaciones para facilitar la llegada a Cisteí­l. Van las indicaciones, aunque se sabe que el que quiere llegar llega y que todos los caminos llevan a la memoria, pues según lo que hemos recorrido nos pareció que para quienes salgan de Mérida en coche propio lo mejor es llegar a Peto y de ahí­ dirigirse a Timul, pasando primero por Tahdziú. Llegando a Timul encontrarán una manta que indica para dónde está Cistei­l (que se pronuncia kistei­l). Si preguntan, ahí­ la gente conoce el pueblo por el nombre de Kantirix, pero no duden que en realidad se dirigen a Cisteil, que está como a siete kilómetros de Timul en un camino que no está ni muy malo ni muy bueno, es decir que sí­ pasa bien el coche pero despacito, y que hace pensar que por ahí­ se les ha olvidado construir carreteras, pero no sólo eso.

Aprovechamos comunicarles con mucha alegría y gusto que más de mil quinientos mayas hemos firmado el documento “NO EN NUESTRO NOMBRE” y más de trescientas personas no mayas han dicho “Tampoco en nuestro nombre”. Les invitamos a visitar la página: tampocoennuestronombre.info y ver si está ahí­ su nombre (no sea que alguno se haya perdido en el ciberespacio). Todavía pueden firmar.

Entonces, resumimos:

Miércoles 7 de septiembre, a las tres de la tarde, Cistei­l; a las seis de la tarde, Maní.

Jueves 8 de septiembre, a las seis de la tarde, Tecoh

Viernes 9 de septiembre, a las 6 de la tarde, Parque de San Juan para caminar hacia el Congreso del Estado y estar ahí­ a las 8 de la noche.

Pedro Uc Be

José Anastasio Euán

Russell Pebá

Scroll Up