Comisariado ejidal de Chablekal junto con el RAN violan medida precautoria otorgada por el Tribunal Agrario

Comunicado conjunto

Unión de Pobladores y Pobladoras por el derecho a la tenencia de la tierra el territorio y los recursos naturales | Indignación

 

Ante las graves y reiteradas violaciones a las medidas cautelares ordenadas para proteger los montes de Misné Balam, los cuales tenemos en posesión como Unión de Pobladores y Pobladoras de Chablekal por el derecho a la tenencia de la tierra, el territorio y los recursos naturales, presentamos tres recursos jurídicos ante la desobediencia y el desacato.

Los responsables de dichas violaciones han sido autoridades agrarias del Registro Agrario Nacional, del comisariado ejidal de Chablekal presidido en ese entonces por Pedro Santana Trujeque, así como empresarios especuladores de la tierra.

Desde el 11 de noviembre de 2016 el Tribunal Unitario Agrario concedió medidas precautorias en favor de la Unión de Pobladores y Pobladoras de Chablekal “a efecto de que las cosas se mantengan en el estado que actualmente guardan hasta en tanto se dicte sentencia en el presente asunto, esto es, que la parte demandada, es decir el ejido de Chablekal, RESPETE LA SUPERFICIE DE TIERRAS QUE TENGAN EN POSESIÓN LOS INTEGRANTES DE LA UNIÓN DE POBLADORAS Y POBLADORES”.

Posterior a esta fecha, el 10 de diciembre de 2018, compañeros de la Unión de Pobladores y Pobladoras estando en los montes de Misné Balam se encontraron con dos personas que estaban señalando dicho monte, y quienes tenían en su posesión planos y un GPS, ellos se identificaron diciendo que trabajaban para Carlos Abraham Mafud a quien señalaron como supuesto dueño.

A partir de esto, empezamos a investigar y nos enteramos que el 22 de diciembre de 2017, un año después de que se nos concediera las medidas cautelares, se realizó un contrato de usufructo entre el comisariado ejidal de Chablekal y los señores Carlos Abraham Mafud y Mauricio Montalvo Vales. Esta violación no ha sido la única, ya que en fechas posteriores a la medida cautelar, también se han dado alrededor de quince parcelas dentro de los montes de Misné Balam, los cuales tenemos en posesión como pobladores y pobladoras, al mismo tiempo en que existe una medida que los protege para que los y las ejidatarias no puedan vender, enajenar, parcelar, ni dar en usufructo las tierras de los montes de Misné  Balam.

Hemos notificado a las autoridades del TUA, pero también hemos iniciado una denuncia penal ante la Fiscalía General de la República en contra de los exintegrantes del comisariado ejidal señores Pedro Santana Trujeque, Candelario Aban Chin, Gilberto Chale Aban (quienes eran los representantes del comisariado ejidal, mismos quienes violaron las medidas precautorias); también en contra de funcionario del RAN que llevó a cabo la inscripción del contrato de usufructo, así como en contra los empresarios a quienes se les  otorgó el usufructo de 390 hectáreas de uso común, de las cuales 127 corresponden al monte de Misné Balam (las cuales tienen la medida cautelar otorgada por el entonces magistrado del TUA en el distrito 34, Juan Rodolfo Lara Orozco). Las 390 hectáreas fueron dadas en usufructo por una cantidad de $6, 540, 000.00 pesos a Carlos Abraham Mafud y Mauricio Montalvo Vales (quienes celebraron el contrato de usufructo).

Como Unión de Pobladores y Pobladoras de Chablekal pensamos que los delitos en los que se incurrió al violar la medida  precautoria son los siguientes: Delito de desobediencia y delito de desacato a una autoridad judicial.

Las medidas que fueron violadas muestran la complicidad que existe entre autoridades agrarias, empresarios y comisariado ejidal. Como Unión de Pobladores y Pobladoras estamos luchando por conservar lo poco que queda de los montes de Chablekal, montes que además antes eran de uso común, es decir, eran del disfrute de todos los pobladores y pobladoras, sean o no ejidatarios o ejidatarias. La avaricia por parte de muchos de los ejidatarios y ejidatarias prácticamente ha ocasionado que el pueblo se quede sin montes, lo cual nos preocupa porque también se ve amenazada la posibilidad de seguir siendo un pueblo maya.

Hemos visto como la ciudad ha ido absorbiendo a otros pueblos, convirtiéndolos en fraccionamientos y colonias. Lo que está pasando en nuestro pueblo es la muestra de cómo operan ilegalidades entre los funcionarios agrarios con el fin de especular sobre la tierra. Por eso denunciamos penalmente a los responsables, porque es necesario que dejen de seguir cometiendo este tipo de delitos que amenazan nuestra existencia como Pueblo Maya.

Dossier de prensa Unión de Pobladores y Pobladoras de Chablekal 07.11.2019 

Scroll Up