Azarosa democracia

25 de noviembre de 2004

Acerca de la designación de los consejeros ciudadanos

 

Equipo INDIGNACIÓN A.C.

 

El dí­a de ayer el Congreso del Estado seleccionó, mediante el proceso de insaculación, a los nuevos integrantes del Consejo Electoral del Estado de Yucatán.

 

El equipo de derechos humanos INDIGNACIÓN A.C. tiene conocimiento de la negativa de los diputados y diputadas del Partido Revolucionario Institucional a seleccionar a alguna de las personas propuestas, lo que impidió el nombramiento por consenso de los consejeros ciudadanos.

La fracción del PRI expresó en la sesión de ayer, a través del diputado Esma Bazán, una extraña apologí­a del método de insaculación al cual se refirió como el procedimiento más democrático y menos excluyente y subrayó su carácter legal. Sin embargo, el Código Electoral del Estado de Yucatán establece que los diputados designarán mediante el voto de las dos terceras partes del Congreso a los consejeros ciudadanos y sólo si no se logra la mayoría señalada se procederá a la insaculación. De hecho, la ley contempla la insaculación como procedimiento para completar el número de consejeros que falten:

Art. 86

IV…

La lista con los nombres de los candidatos a consejeros ciudadanos del Consejo Electoral del Estado que reúnan los requisitos de Ley, será presentada al Pleno del Congreso, a efecto de que entre los candidatos que la integran y mediante el voto de las dos terceras partes de sus miembros, designe a los consejeros ciudadanos del Consejo Electoral del Estado.

V.- De no haberse logrado la designación de los siete consejeros propietarios y suplentes, con la mayoría señalada en la fracción que antecede, se procederá para completar el número de consejeros, a la insaculación de los que falten hasta integrar el número exigido por este Código.

 

La insaculación, al ser presentada como única ví­a, parece un artificio para justificar la evasión de la responsabilidad de los diputados que la propusieron, cuyo mandato era designar a personas con experiencia y con una trayectoria que garantizara imparcialidad, caracterí­sticas ambas que poseí­an algunas de las personas propuestas como candidatas.

El extraño elogio de la insaculación escapa a toda lógica y, al ser defendida incluso como el método más democrático, exhibe una lamentable concepción de democracia más cercana al esoterismo que a la reflexión deliberada, a la construcción de acuerdos, a la selección consciente de personas con trayectoria y experiencia. El azar no es democrático; es, simplemente, azar, fatalidad.

En los estados democráticos se toman decisiones deliberadas para garantizar a toda la población el acceso pleno a los derechos y para evitar que sea el azar quien determine condiciones económicas, acceso a la educación, a la alimentación, etc. Advertimos ahora la persistencia de concepciones mágicas y fatalistas en quienes tienen la responsabilidad de tomar decisiones que nos afectan a todas y todos.

El Equipo Indignación, por otra parte, reconoce el esfuerzo realizado por las fracciones del PAN y del PRD para dejar a un lado preferencias partidistas y proponer a candidatas y candidatos ciudadanos. Advertimos, sin embargo, que el esfuerzo realizado fue insuficiente.

El Equipo Indignación considera urgente una revisión y modificación del actual código electoral del Estado y hace un atento llamado a la actual legislatura para que inicie de inmediato este trabajo.

Fruto del azar, el nuevo Consejo Electoral enfrenta el reto de fortalecer esta institución ciudadana. Las consejeras y consejeros recién nombrados están obligados a velar porque los principios de certeza, legalidad, independencia, imparcialidad y objetividad determinen todas las actividades del Instituto Electoral del Estado. El Equipo Indignación les ofrece vigilar que su desempeño esté apegado a estos principios.

Scroll Up